2008/08/29

El Bachiller

Antes ser bachiller se consideraba de mucha importancia, adquiriendose con el título el rango de persona ilustre por el esfuerzo que tanto estudio representaba, además del gasto y dedicación. Hablo de los principios del siglo pasado, cuando en nuestro país, como en el resto de América Latina, las instituciones educativas eran escasas y harto exigentes, al punto de que la educación estaba restringida a los sectores más pudientes de la sociedad.

Conforme la educación se fue masificando el título fue perdiendo alcurnia, siendo entonces necesario alcanzar el grado de "Licenciado" o "Doctor" para ser verdaderamente importante, y para entonces ya muchos jóvenes de escasos recursos podían, con mucho esfuerzo, convertirse en uno, entre los que contamos a los personajes más destacados de nuestra historia. Fue en los ochenta que se terminó de perder la importancia con la equivocada aplicación de la gratuidad de la educación que se implementó entonces, puesto que se estableció como estandar la educación superior (a nivel de licenciatura) sin tomar en cuenta la necesidad de rangos intermedios (como el técnico medio y superior), por lo que al día de hoy tenemos un mercado laboral saturado de ingenieros, doctores y magisters que trabajan como vendedores, secretarias, técnicos o asistentes.



El ministro De Castilla está tratando de recuperar el examen público oral, requisito antes indispensable para alcanzar el título de bachiller, pero me parece que peca de optimista. Ni siquiera de aqui al 2010 vamos a tener la calidad en educación necesaria, no hay que olvidar que tenemos los maestros peor pagados de centroamérica, con un gran porcentaje de empíricos y ajustados a un presupuesto paupérrimo. Ojala no suceda como cuando anunció que ningun estudiante se quedaría sin matrícula y los chavalos terminaron recibiendo clases debajo de los palos por la falta de infraestructura. Nuestro país urge de una mejora educativa, pero esto no se va a lograr en tres años y mucho menos trabajando unicamente a partir del tercer año de secundaria, los problemas vienen desde el pre-escolar y son mucho más profundos. Don Miguel, hágale huevo, pero no sea tan optimista, mejor deje un buen plan de modernización de la educación y siga con la actualización curricular, que la casa se construye desde los cimientos.

1 comentario:

Yaoska dijo...

La verdad que la educación en los colegios y universidades es una pena. Yo tuve una educación, en el colegio, regular, pero la de la universidad fue PÉSIMA!!!.
Cuando llegué a Chile a estudiar mi maestría sentí una diferencia eeeenorme. Con sólo decirte que compañeras hondureñas y salvadoreñas que habían estudiado la misma carrera que yo, tenían mucha mejor formación académica. Ellas se sorprendían que yo no supiera editar para televisión, por ejemplo. Y es que eso, y un montón de cosas más, no estaba incluido dentro del currículo académico.